sábado, 30 de enero de 2010

viernes, 29 de enero de 2010

EL VALOR DE UN MOMENTO EN LA VIDA



Es lindo tener un recuerdo. Mirar por la ventana y sonar. Salir a caminar por öla ciudad sin rumbo fijo. Sentirse libre. Beber una taza de café bien caliente. Leer una historia interesante. Tener la certeza de que, aunque no vives en un mundo perfecto vale la pena vivirlo. Recivir una rosa de regalo, y que al cabo de dos semanas esa rosa conserve todo su esplendor. Es lindo saberse amado y confiar en la vida. Creer en la fuerza universal y las vibraciones positivas. Tener amigos. Ser heredero de una familia que ni el tiempo ni la distancia logran destruir. Sentarse comodamente, en silencio, y pensar en la bondad de los caminos que permitieron llegar hasta aquí.

Por Luis Ruiz
Berlín. 29 Enero 2010

QUE DETALLE !

Es una broma y macabra además, pero sin duda refleja el desprecio de algunas culturas hacia los derechos más elementales de las mujeres.

Una periodista occidental ha vuelto, después de diez anos, a visitar una zona al sur de Afganistán.
Con sorpresa lasa mujeres que antiguamente caminaban siempre un metro detrás de sus maridos, ahora lo hacen caminando cinco metros delante de ellos.
Interesada por éste cambio de comportamiento, imaginó que tal modificación de ésta situación podría corresponder a un avance en la sociedad.
Lo curioso viene cuando a una de las mujeres le preguntó:

- Esto es maravilloso! Qué ha sucedido para que desapareciera esa costumbre absurda de caminar detrás de los maridos y que ahora caminen siempre delante de ellos?

La mujer respondió:

- MINAS

Jorge Luis Zamora Mato

martes, 26 de enero de 2010

EL PORTAL, LOS BALANCES, Y LA SOMBRA

Han sacado los balances al portal en sombras, por costumbre y por placer. Hace un calor insoportable. Se sientan y empiezan a balancearse. Se quejan del calor y de la situación. Hablan, comentan, rien. Alguien, al pasar, los observa, y piensa: son felices. Y sin duda es así, son felices a su manera. Una familia común y corriente que sobrevive a los malos tiempos. Cae la tarde y no corre ni un poco de brisa que traiga el fresco. Pero hasta eso es ya una costumbre; Esta tierra está maldita! Hay cosas que no pueden decirse. Algunas palabras se deslizan sigilosas en forma de murmullo quedo, casi incomprensibles. El olor a café recién colado llena la atmósfera. Puede pensarse que de momento a emergido un dios de entre las sombras para iluminarlos. La madre se acerca con una bandeja llena de pequeñas tazas que contienen el preciado líquido. Aveces ni café tienen para amenizar las tardes y la conversación del portal. No conocen la costumbre de acompañar el café con dulcecillos (ni finos, ni hechos en casa). Café fuerte y amargo, como debe ser. Han llamado a la vecina del frente y a la del lado para ofrecerles una taza, y de paso conversar un poco. Al tiempo no hay que forzarlo, sino dejarlo correr, esa es su máxima. Diríase que siempre fué así, como la misma existencia de los balances y sus muchas manos de pintura. Pero, la sombra del portal que los protege del sol infernal de la isla, es lo más venturoso; al menos nadie puede arrebatarles ese derecho.

Por Luis Ruiz

MI GALERÍA VIRTUAL

lunes, 25 de enero de 2010

"Mi moda es arte, es decir, el placer de la cosa inútil, del sueño. Y una civilización sin sueños es una civilización que se muere".

Hans Haacke

DIGO AMOR ...

Digo amor
para decir carne,
deseo,
cuerpos que se encuentran,
poseción,
beso, caricias.
Incluso el llanto;
un llanto callado
provocado por el goce.

Por Luis Ruiz